Más
Carrito 0

La Alimentación

Publicado por Diana Gonzalez en

Los compuestos que inhiben la actividad proteo fítica de algunas enzimas se encuentran presentes en muchos de los productos del reino vegetal. Uno de los más conocidos inhibidores es la tripsina, que se encuentra presente en el frijol de soya. Dicho factor fue discutido primeramente por Read y Hass en Cereal Chem., 15, 59 de 1938, final y oficialmente por Ham y Sandstedt en 1944. De ambos estudios se desprenden las observaciones del pobre crecimiento de las animales que estaban siendo alimentados con alimentos a base de grano de soya crudo.

Desde 1917 se había observado que calentando el grano de soya a temperaturas controladas se conseguía que los aminoácidos contenidos en dicho grano pudieran ser mejor asimilados, sobre todo, los sulfúricos. No obstante, estudios recientes  indican  una gran perturbación metabólica en la asimilación de las aminoácidos cistina y metionina cuando estos son administrados a animales en condiciones controladas.  Se ha observado un gran incremento de dióxido carbónico en la sangre y en la respiración de dichos animales que han recibido metionina. Además, se observó que cuando dicho grano se calentaba, se producían serias deficiencias de zinc y triptófano.

La explicación a dicha deficiencia se justificó par la presencia de una gran cantidad de ácido fítico (Phytic Acid) que se encuentra presente en el grano de soya y el de ajonjolí o sésamo (O'dell & Savage: Proc. Soc. Exp. Blol. Med. 103, 304, 1960). Si en la dieta se incluyen algunos derivados lácteos o calcio entonces se produce una más acentuada deficiencia de zinc. (Leaser, Barnett, Lease & Turk:

Nutr. 72, 66, 1960). Otra notable deficiencia que se produce como consecuencia de la ingestión del frijol de soya es la del yodo.

Los estudios realizados hasta el momento señalan la presencia de sustancias goitrogénicas en la soya que aun la ingestión de yodo adicional, en grandes cantidades, no la compensaría, ni la previene, aun cuando el grano no haya sido pre­ calentado o procesado.

BOCIO GOITROGENICO

Por los problemas señalados se han hecho estudios posteriores que han revelado un alto porcentaje de problemas de crecimiento tiroideo en los infantes alimentados con leche de soya. En estos casos, fue necesario combinar dichas formulas y añadir cantidades altas de yodo para reducir dicho defecto. El alta concentraci6n de yodo interfiere en el metabolismo del triptófano y la fenilalanina. De esta manera, la cadena de aminoácidos es alterada.

Uno de los inhibidores de la tripsina que ha sido aislado en laboratorios y estudiado subsecuentemente es el inhibidor Kunitz, cuya acción no permite que la proteína de la misma soya quede disponible para ser asimilada. Dichos estudios revelaron que se desprenden otros inhibidores de dicha proteína en un espectro completo y según la conformación de los aminoácidos en dichos granos. Estas presencias son especificas a cada variedad y depende de sus características.

Otros granos, como la habichuela o frijol de lima, contienen dichos inhibidores en las mismas proporciones en que se hallan los aminoácidos presentes. Dicho mecanismo bloqueador es como un candado de combinación o llave que cierra la absorción del agente especifico. Estos tremendos inhibidores que cierran la puerta de entrada a las proteínas contenidas en el mismo grano constituyen una barrera natural innata que aun ni el calor, al cocinarlos, logra disipar totalmente.

De la misma manera ocurre en otros granos secos como lo son el mung bean, el maní o cacahuate, la avena, el garbanzo, las lentejas, el trigo, la fava, los frijoles o habichuelas negras, rojas, pintas, de ojo negro, el centeno, la cebada, el maíz y el arroz.

Estos inhibidores están presentes y ampliamente distribuidos en los granos mencionados pues son bloqueadores naturales. Las implicaciones, tanto económicas como de salud pública, son sumamente significativas, ya que hacen que dichas proteínas sean imposibles  de  asimilar  en  condiciones  generales,  especificas  o controladas.

En los casos en que la combinación química de estos granos, entre sí, o con otros cereales, libere cantidades de proteínas utilizables por el sistema, su liberación acarreara grandes cantidades de compuestos de bases fíticas como lo son las fitohemaglutininas o lecitinas, las cuales tienen las cualidades de aglutinar las células o glóbulos  rojos  de  la  sangre.  Dichas  sustancias  se  encuentran presente tanto en   las semillas como en los granos mono y dicotiledóneos .

Otros fuertes tóxicos que se encuentran en estos granos y que no son en absoluto modificados por el calor al cocinarse, han sido clasificados como falseolotoxinas como la concanvalina A y ciertas ricinas. Esta última se encuentra en grandes cantidades en el frijol o habichuela castórica y su uso fue esparcido a principios de siglo como purgante por la acción irritante e inflamatoria del tracto digestivo.

El ricino del castor produce inflamación intensa con destrucción masiva de las células epiteliales del tracto gastrointestinal (GI), hemorragias locales internas y serio daño al hígado, riñones y al corazón. De estas sustancias se obtienen preparaciones químicas que se usan en los laboratorios de biomedicina para restringir los linfocitos a inducir mitosis (Liener and Pollansk: J. Biol. Chem., 127, 129, 1952) y otros (Mattocks, Nature, 232, 476, 1971 y Newberne & Rogers: Plant foods for man, 1, 23,1973).

El significado tóxico y dañino de las fitohemaglutininas sobre la sangre de animales criados con alimentos de estos granos, combinado con la ingestión por parte de los humanos, crea una cadena de circunstancias abarcadoras y un problema de salud pública. Estas no están en vías de solucionarse por el presente, dado el caso que sus consecuencias sobre la salud general no habían sido expuestas públicamente.

No obstante,  la Sociedad Nacional del Cáncer tiene en sus manos la información necesaria sobre la cual emitió un boletín en septiembre de 1984. Este circuló en algunos estados como Texas y fue retirado inmediatamente debido a la conmoción publica que causó la aparición de la información que ubica los granos secos entre los primeros tres causantes de cáncer en el mundo.

Dado el caso que la dieta básica de un 95% de la población mundial comprende el uso de granos y cereales, no es posible para ningún organismo, justificar económicamente una medida de tal naturaleza que descartara o modificara el uso de dichos productos a nivel de pueblo. Otra condición que resulta añadida a la gran lista fue estudiada originalmente por Strong (Nutr., Rev., 14, 65, 1956), confirmada y revisada por Gardner y Sakiewicz (Exp., Medi. Surg., 21,  164,  1963).    Este  es  un mal de  raíces  neurol6gicas  que  se produce en los humanos que consumen cantidades desde moderadas a considerables de Lathirus Sativus (chickling vetch) o de Lathirus Clymenon (spanish vetchling) un grano que es cultivado en la India, que crece en Italia, Algeria, España, el norte de África, en el Oriente, en las montañas de Tian Shian al oeste de la China, en Norte América y  al oeste de África.  Dicho grano, que comúnmente se le llama trigo cícera, es usado para alimentar ganado en esos países y es mezclado con el trigo de hacer pan para abaratar su precio o usado directamente para hacer pan cuando hay escasez de trigo.

Los síntomas del latirismo en los humanos fueron estudiados por Cantani desde 1873, quien le dio su nombre botánico actual, no obstante, a que había sido descrito originalmente por Hipócrates en sus tratados. Actualmente se le denomina neurolatirismo y ocurre en su forma aguda, entre los 15 y 30 años y con una frecuencia de 12 a 20 veces más en hombres que en mujeres.

En su estado agudo, se presenta de la siguiente manera: los primeros síntomas son una sensación de pesadez en las piernas y sensación de debilidad acentuada en lapsos subsiguientes. Estando de pie, los músculos de las piernas se vuelven trémulos, espásticos y rígidos. Pasos cortos son tomados al caminar sobre los talones. Muchos  de  estos  síntomas   son  confundidos  o  asociados   con lesiones de los tractos  piramidales laterales de los folículos de Guil del cordón espinal, pero se deben a este mal.

Cuando esta sustancia es administrada o recibida por los pollos, le produce refracción del cuello que se vira para atrás convulsivamente. Una inyección de 48 mg. de este tóxico produce muerte instantánea. Hay cientos de páginas en la bioquímica sobre esta dañina sustancia que recibimos en alimentos tan importantes como es el pan, las pastas y todo tipo de confitería en que se usa el harina de trigo que se les da a comer a los niños.

Algunos de los tóxicos aislados lo es la legume L. odoratus que da por nombre a la condici6n que se desprende del latirus sativus. También en menor grado, en otras semillas como las de lino, calabaza, girasol, ajonjolí y alfalfa, por sus altos contenidos de cyanoalanina y ácido diaminopropiónico, producen síntomas neurotóxicos. Un ácido similar, diaminopropiónico, que combinado con estos producen la condición antes mencionada y que se denomina osteolatirismo odorático u odoratismo, produce deformaciones y anormalidades del esqueleto coma (kyphossis), cifosis, escoliosis, deformidades de las costillas, de la espina dorsal y hernias del esófago, así como fallas reproductoras, disecciones y aneurismas de la aorta. Todos estos cambios han sido rastreados, hasta alteraciones de colágena, algunos de los cuales pueden ser confundidos con tipos de artritis reumatoidea, ya que afectan las formas y las coyunturas.

Estudios hechos con radioisótopos revelan que los cambios primarios son fallas en la formación de los sulfatos de condroitina A y C, su complejo, con las proteínas, resultando en fribrogénesis. No se sabe a ciencia cierta porque en unos individuos daña el sistema nervioso mientras que en otros ataca los huesos. No obstante, la sustancia responsable del latirismo en los humanos no ha podido ser aislada para su estudio en específico.

Otra sustancia tóxica se deriva de la habichuela o frijol fava, produce la condición denominada favismo la cual es estudiada por su peligroso daño, ya que está probada su tendencia a producir anemia hemolítica aun cuando el grano haya sido cocido. La peor connotación es que dicho mal junto a los otros disturbios que produce, es transmitido por vía genética materna, de tal manera, que los hijos con sólo oler el polen de la fava en el aire, desarrollan la condición o les produce alergias. Dicha condición se encuentra más comúnmente entre los negros de Estados Unidos que cargan el defecto enzimático causado por la ingestión constante y generacional de este grano por sus antepasados. Nuestras observaciones nos llevan a concluir que hay un parecido muy grande entre este tipo de daño y el que causa el gluten del trigo en nuestras generaciones.

Hay muchas otros tipos de granos y cereales que contienen diferentes tóxicos que le hacen daño al sistema cuando se ingieren. Hay muchas otras formas de granos o semillas como las almendras y nueces secas que afectan en menor y/o mayor grado a todo el que los consume.

NUESTRAS OBSERVACIONES

De acuerdo a una gran investigación que hemos venido hacienda y que comenzó en 1977, observamos claramente y constatamos el daño que los granos secos le producían a miles de personas. Esas personas venían en busca de ayuda por problemas de salud que la medicina moderna no había podido resolver.

A través de dicho estudio, pudimos observar cómo los enfermos de casi toda enfermedad mejoraban de sus condiciones, cualesquiera que fueran, tan sólo con quitarles de la dieta algunos de los alimentos que a diario consumían. Se les eliminaban las carnes de todo tipo, los mariscos, las harinas refinadas, el azúcar y los granos y cereales. Siguiendo la tradicional idea naturista, al principio les indicábamos granos secos y cereales en abundancia para sustituir las carnes. No hay lugar a dudas, que con sólo eliminar las carnes se producía un notable alivio en la condición, pero luego sobrevenía un estancamiento que nos era muy difícil superar. Esta inercia se podía romper con dosis masivas de vitaminas y minerales lo que creaba otra mejoría sustancial para volver de nuevo al estancamiento.

Algo nos decía que estábamos cerca, pero no sabíamos exactamente cuan cerca. Analizamos de nuevo la dieta de Genesis 1:29 a la luz de los textos originales, la dieta de los israelitas en su travesía desértica y finalmente encontramos la respuesta en la primera epístola de Corintios 15:36. En ella se expresa la costumbre y el pensamiento israelita con respecto a sus prácticas agrícolas. Lo que nos puso en el rastro de la verdad, que luego comprobamos en la bioquímica de los procesos digestivos, fue la toxidad de los químicos señalados  en las reacciones digestivas. Como hemos hecho con otros descubrimientos, los pusimos a prueba en el gran laboratorio humano que acudía buscando ayuda a nuestras oficinas y los resultados fueron realmente sorprendentes. Todas las condiciones, achaques y enfermedades conocidas y aun las desconocidas que hasta el momento se habían estancado retrocedieron totalmente coma consecuencia de la implantación de lo que surgió como una nueva dieta.

Mas y más información técnica, científica  y teológica ha sido añadida cada día, lo que nos ha permitido diseñar la dieta perfecta, adaptada a la medida de cada persona enferma y necesitada de ayuda.

Muchos organismos con altos y muy buenos mecanismos inmunológicos, han creado mecanismos naturales de rechazo a las proteínas  tóxicas  reconocidas  por  el  sistema  coma  enemigas (Nantfgeflosfl; Modern Nutrition in Health and Disease). Dicho mecanismo de rechazo, rebasado al máximo por la cantidad tan alta de sustancias de desecho, actúa enérgicamente y da la señal de alarma contra el intruso. El primer síntoma que aparece en la mayoría de la gente es la inflamación. Puede manifestarse primeramente en las extremidades o en la espalda. En algunos casos se agranda el corazón y produce taquiarritmias o fibrilación intermitente, prolapso de la válvula mitral y otras anomalías cardiológicas que a veces nadie suele relacionar a la alimentación. Como único se pueden verificar estas relaciones patológicas a procesos digestivos o alimentarios, es mediante la experimentación in vivo con personas afectadas de todos esos males y una alimentación alcalina como la que proponemos.

Un sólo problema afrontamos: ¿cómo instruir a tantas personas que sufren las desastrosas consecuencias primarias, secundarias y terciarias del desvío de las leyes originales que estableció la naturaleza? ¿Si hay alternativas ya exploradas, porque no las utilizamos para el bienestar de la humanidad? ¿Qué intereses median que no permiten que una honesta orientación les llegue a los afectados?

Existen cuatro etapas características en cada especie de las cuales podemos escoger tres para nuestro consumo y dejar la última para el propósito sagrado de reproducción que es la semilla seca: 1. la planta germinada de la semilla; 2. la planta en su estado adulto; 3. el fruto tierno en cosecho y; 4. la semilla seca que se siembra.

No obstante, el hombre amparándose en sus beneficios económicos y en la comodidad que la vida moderna nos ha hecho aceptar como símbolo del progreso, crea el gran retroceso de invertir el orden natural. Así se establecen costumbres malsanas que no podemos justificar bajo ninguna otra razón que no sea la de comer el grano en su forma más dañina y tóxica. Esta es la única forma que la naturaleza misma inhibe vedándola para el hombre con todos los mecanismos defensivos que esta dispone en esos casos para preservar las especies: la coraza de la semilla seca.

Pero el hombre ignora, viola y adultera las leyes naturales y los consume secos, aunque para ello tenga que hervirlos a altas temperaturas para ablandarlos, romper la coraza y destruir la armadura que la mano del Creador les dio en el estado embrionario para proteger las especies y al hombre mismo, creando la Ley de supervivencia de cada especie. Los resultados de dicha trasgresión son: enfermedades, sufrimiento y muerte prematura. ¿Qué más se puede esperar?

LAS CARNES, OTRO PROBLEMA ALIMENTARIO

La alimentación juega un papel importantísimo en la vida de todos los seres vivas. Todos los especialistas verdaderos en cuestiones  de  salud, están de acuerdo  en que las  enfermedades están directamente relacionadas a la alimentación. Cada vez que se violan las leyes de la salud se incurre en una deuda que tarde o temprano tendremos que pagar, pues la naturaleza no pierde con el hombre y esa deuda acumula intereses.

Por lo tanto, todos tos que se enferman es porque han violado, de una u otra manera, las leyes de la salud. Algunos al leer estas Iíneas pensaran que ellos no están enfermos, porque hay muchas violaciones que no son cobradas en el acto, pero al paso del tiempo van a ir apareciendo. Si usted consume carnes o productos relacionados y se siente bien, debe aprovechar esta informaci6n para librarse a tiempo de los riesgos inminentes. Vea esta cita:

"Toda carne es un cadáver y NO es alimento. Un pedazo de carne que es sacado del cuerpo de un animal no es más que un producto en putrefacción que contiene acido úrico y muchos otros venenos coma hormonas antidiuréticas y estrógenos perjudiciales al organismo humano. De acuerdo a las leyes naturales debería ser enterrado para que en Ia tierra pudiera realizarse el proceso de putrefacción, pero jamás debiera ser ingerido por el hombre cuyo estómago necesita para el proceso de combustión y para la reconstrucción de los tejidos, sustancias orgánicas puras provenientes de las hojas verdes: alimentos vivos que den vida.''

Nunca antes, como ahora, el hombre había consumido tanta carne. El castigo a esta trasgresión de las leyes naturales no se hace esperar, enfermedades de todas clases se suman a los problemas de la raza humana.

La carne no se hizo para consumo del hombre. Entre los tóxicos que transmite al hombre están presentes varios elementos muy perjudiciales y dañinos a su salud que se convierten en fuertes estimulantes (drogas) al ser metabolizados o hidrolizados por el organismo. Anteriormente mencionamos algunos de ellos: las purinas, la creatinina, la cadaverina y los estrógenos sintéticos que se le suministran a los animales en el alimento para hacerlos crecer y engordar. En algunos países europeos han prohibido su uso por su comprobado peligro para la salud, pero se usan libremente en América. Estos componentes hormonales hacen que tanto los animales que los ingieren, así como los humanos que los consuman, envejezcan prematuramente. Esa es la razón que hace que un pollo, que en el campo tardaba casi un año en estar adulto, ahora se tarda unas cuatro o cinco semanas en alcanzar el mismo peso y tamaño. Lo mismo sucede con nuestros niños que comen carne, son adultos antes de tiempo. Su crecimiento es acelerado, su sistema hormonal es alterado y su metabolismo muchas veces no logra estabilizar todas las neuronas vitales a tono con el crecimiento. Por esta razón se producen distintas anormalidades en los órganos.

Uno de los sistemas que más se afecta es el sistema nervioso, los sensoriales del cerebro y la pituitaria, desajustando a su vez otros órganos. Esta es la razón del incremento de problemas hormonales, cambios de la personalidad y en la identidad sexual, tal como ocurre en el incremento de la homosexualidad, que ha proliferado en los últimos años y que sigue su ritmo ascendente. Si usted quiere librar a sus hijos de estos males modernos, no les dé a comer carne. Hay una infinidad de problemas adicionales provenientes directamente del consumo de carnes como lo son las enfermedades o los desórdenes del sistema reproductivo. De igual forma, la gran cantidad de problemas de infertilidad, de quistes en los senos, en ovarios, en la próstata y de los testículos, así como de cáncer en esos mismos órganos. Junto a los estrógenos para acelerar el crecimiento, se usan hormonas antidiuréticas que producen otros trastornos coma la celulitis que afecta el cuerpo de las mujeres por la retención de líquidos y grasa en la piel.

Son muchos los investigadores y científicos que regularmente publican los resultados de sus investigaciones en relación con las carnes y su efecto en el organismo humano. Estos establecen la gran relación que hay entre el comer carne y contraer cáncer. Mas adelante discutiremos otros aspectos de este tema y daremos algunas opiniones de autoridades en la materia que se han expresado al respecto. Pero es bueno mencionar que desde 1979, el Comité de Nutrición del Congreso ha estado recomendando una dieta vegetariana para la nación americana.   Debido a los grandes intereses que se oponen, no se le ha podido dar la buena noticia a la gente que los ponga en alerta sobre su salud.

Un factor que tenemos a nuestro favor es el diseño de la boca del hombre, en comparación con los animales herbívoros y carnívoros. El hombre tiene una gran cantidad de saliva, indispensable en la transformación de las féculas. No así los animales carnívoros, que la tienen en mínima cantidad, ya que, al desgarrar y deglutir los alimentos, se las tragan enteros, masticándolos sólo al mínimo.

Otra serial se puede ver en la dentadura del hombre. Al ser comparados sus dientes con los de los animales, podemos observar que su dentadura se parece más a la de los herbívoros. Piezas dentales planas, estriadas con movimientos verticales y horizontales de mandíbula. Cualidades adecuadas para machacar y triturar los vegetales. Muy diferente es a la boca de los carnívoros. Su dentadura esta provista de largos colmillos agudos, característicos de los animales que desgarran la carne y se la tragan casi sin masticar.  Su estómago esta provisto de potentes ácidos digestivos.

Cuando comenzamos a dar carne a los niños, podemos observar que estos la mastican hasta sacarle todo el jugo y luego la escupen. Muchos padres los obligan a tragársela  en contra de su voluntad y se acostumbran a comerla. La insistencia doblega la voluntad.  Pocos son los valientes que retan la tradición.

No fue hasta fines de la Segunda Guerra Mundial que las autoridades en nutrición de aquella época se dieron cuenta de que había una relación entre lo que la gente come y su estado de salud. Se dieron cuenta de que la forma más efectiva de prevenir las enfermedades era a través de una nutrición adecuada. Muchas pruebas y experimentos se hicieron entre la población militar del ejército de los Estados Unidos, que se preocupaba en ese momento por detener la ala de enfermedades diversas  que afectaban a los soldados. Por desgracia, las necesidades nutricionales de ellos, dado su riguroso y fuerte entrenamiento, distaban de ser las mismas del resto de la población y por esa razón se hizo un gran énfasis en el consumo de proteína. No pretendemos menospreciar el valor de dicho estudio, pero se ha ido comprendiendo que no se necesitan cantidades tan altas de proteína como se creía.

Es cierto que la proteína es necesaria en nuestro sistema. Lo que ocurre es que su uso ha sido exagerado. Se ha creado un mito par la importancia que se le ha querido dar como el más importante de todos las nutrientes. Pero no podemos decir que hay unos nutrientes que son más importantes que las otros porque es imposible mencionar uno solo de las elementos nutritivos como indispensable.

Todos los elementos son indispensables en la nutrición. Cada uno en su adecuada proporción según se encuentran en la naturaleza. Siempre que le señalamos a alguien el daño que hacen las carnes, la pregunta que nos hacen en el acto es: ¿Y las proteínas de dónde las obtenemos? Este miedo general, a no tener las proteínas suficientes, es lo que hace a muchas personas consumirlas en exceso. Esto ha influido de tal forma, que ya se han hecho común los platos con abundancia de proteínas en la mesa del hogar o del restaurante, arrastrando siempre la idea de que mientras más proteína mejor nutrición.

Quiero hacer notar que el exceso de proteína es más dañino que la falta de proteína. La sobrealimentación es causa de enfermedades tan peligrosas y severas como la desnutrición. Peor aún, pues es más fácil corregir una anemia, que una toxemia.

Es fácil descifrar el enigma de las proteínas si tomamos como ejemplo la alimentación de los animales más grandes y fuertes de la naturaleza. Los de más resistencia física y agilidad SON VEGETARIANOS. Aun los más parecidos al hombre, como lo son el chimpancé y los de su especie, se alimentan de frutas y otros derivados vegetales, pero NO COMEN CARNE. Si los monos son usados por las investigadores para experimentos y pruebas que luego han de ser aplicadas a la salud humana, ¿cual es la razón que no le permite al hombre alimentarse de la misma forma que ellos? Las   mismas   pruebas han demostrado, que si par el contrario, alimentamos a los monos de la misma manera que a los humanos, estos se enferman más rápidamente y comienzan a padecer de enfermedades similares a las que sufre la gente.

Un chimpancé, un gorila o un simio cualquiera, doblan al hombre en resistencia física y energía libra por libra,  ¿de  dónde sacan ellos las proteínas? El caballo, el elefante, el buey, el camello..., ¿de dónde sacan la proteína? Cuando comemos carne, comemos hierba de segunda mano o lo que es peor, de segundas bocas y predigeridas por los animales. La carne no es  el mejor alimento para el hombre.

Tal vez usted haya tenido la experiencia de  tomar en sus brazos un niño robusto y aparentemente saludable que para su edad demuestra mucho crecimiento.   Pero al levantarlo, lo encuentra vano o poco pesado para su volumen. Lo mismo le puede suceder con un niño aparentemente delgado y pequeño, pero a la inversa, este puede ser sumamente pesado para lo que demuestra.

Esta observación la encontramos repetida cuando tomamos en nuestras manos una pequeña gallina de campo criada suelta en el monte. Su peso es engañoso si la comparamos con las gallinas criadas en las granjas. Estas últimas son grandes y robustas, pero vanas en peso. Comparativamente, la gallina del campo tiene la carne dura pues hizo ejercicio toda su vida, descansó igual número de horas que las que se ejercitó y sus músculos son fuertes y sanos. Tardó casi un año en alcanzar su peso máximo, pero cada fibra de tejido de su organismo es resistente y sólida.

En cambio, la gallina de granja que se cría con fines comerciales tiene escasamente unas pocas pulgadas de espacio para moverse por lo cual no puede hacer el ejercicio adecuado. Sus músculos son flácidos y débiles y su tejido demuestra células grandes, pero en poca cantidad y sin la densidad suficiente. Esta gallina es probable que nunca haya dormido, por lo que la falta de descanso le produce fatiga celular. Al no poder reponer las células que se debilitan y que se reponen durante el sueño, se agotan. Esto es bueno para el comerciante que vende su carne como la más tierna y blanda para cocinar, pero detrás de esta propaganda hay una verdad muy cruda e importante para usted hoy: ESA NO ES LA MEJOR CARNE.

Estos animales criados para fines comerciales con ese tipo de alimentos sintéticos o antinaturales, inyectados  con hormonas, antibióticos y otros químicos antinaturales, son responsables, en parte, de la gran ola de enfermedades modernas que la ciencia no puede controlar.

El tejido muscular y orgánico que produce esta carne en los que la comen, es igual en estructura celular a la del animal de donde se originó. Esa es la razón por lo que nuestros antepasados tenían más resistencia a muchas enfermedades que nosotros. Por eso los atletas van declinando en resistencia física y vida útil. Por eso somos más  flojos  al  trabajo  duro.  Es que  hoy  se  vive  "artificialmente". ¿Cómo vamos a pretender mejorar nuestra raza con semejante basura de alimentación? Enlatados, preservativos químicos, colorantes artificiales, sabores artificiales, alimentos artificiales, químicos artificiales inorgánicos, aire acondicionado artificial, etc, etc.…VIVIMOS ARTIFICIALMENTE.

Un animal cuyo proceso natural de crecimiento ha sido acelerado por hormonas, NO representa la mejor garantía para nuestra salud. La densidad o compacticidad celular comprende la cantidad de células y la densidad del tejido y de las fibras de colágeno en relación al área de piel, órgano o sistema escogido para el análisis. El tamaño de la célula, así como el líquido intracelular y extracelular de donde esta se alimenta, dependen de este importante factor. A mayor tamaño de la célula, menos células, menor peso y estructura celular. A menor tamaño de células, más células por área, mayor densidad y peso, menos líquido y más defensas orgánicas por volumen.

Otro de los peligros que nos acechan al comer carne de animales muertos es la cantidad de ácido úrico y otras sustancias de desecho que se producen al comer carne y que nuestro sistema no puede  eliminar  o  metabolizar.  Estas  quedan  almacenadas  en  el organismo acumulándose en los órganos más débiles. En algunas personas se produce reversión del proceso natural de eliminación, bloqueándose el sistema de absorción. En otros se puede notar una alta proteínosis o alta hemoglobina en el comienzo que muchos creen es indicio de buena salud. En realidad, es todo lo contrario.

Al igual que en los casos de absorción deficiente donde se produce anemia, los casos de alta incidencia de proteína o hemoglobina, están acompañados de otros síntomas muy parecidos. Estos pueden ser el agotamiento físico, caída del cabello en los hombres, insensibilidad sexual o síntomas reumáticos en las mujeres y cientos de síntomas variados. Clínicamente estos no son tomados en cuenta por los médicos por ser señales no detectadas a tiempo por los exámenes de laboratorio.

El ácido úrico es responsable de muchas condiciones de sufrimiento para los humanos. Es interesante notar que los únicos animales que son susceptibles a las enfermedades degenerativas de ácido úrico son las que se alimentan de carne. Enfermedades como el artritis, la gota, la psoriasis, los problemas cardiovasculares, como la hipertensión, la diabetes, la prostatitis, las venas varicosas, las migrañas, la senilidad prematura por ateroesclerosis y muchas otras. Las mismas son consecuencia directa de una alta incidencia de ácido úrico que muchas veces no se puede detectar en la circulación en los laboratorios clínicos. Estos ácidos pueden hallarse depositados en el interior de muchos órganos mezclado con otras sustancias.

Como podrán ustedes notar, si se quiere tener buena salud y disfrutar del retiro sin las enfermedades comunes de la edad, hay que comenzar a planificar desde temprano. Desde la misma edad que se comienza a pagar el seguro social se debe comenzar a planificar el retiro. La mejor forma de aprovecharse del seguro es cuidando su salud. De nada vale que usted tenga el mejor plan médico si se ha de pasar el resto de su vida en los hospitales y, finalmente, se va antes de tiempo para el cementerio. El mejor negocio para el plan es que usted se muera.  El mejor negocio para usted es disfrutar el plan que pagó.

Muchas personas tienen la idea de que la vida se disfruta comiendo y bebiendo todo lo que le place. Esta es una idea equivocada y fatal pues solo produce placer momentáneo y muchos problemas que se acumulan para el futuro. VIVIA PARA COMER, no es lo mismo que COMER PARA VIVIA. Hay que saber hacer la diferencia, si se quieren evitar muchos problemas futuros. Por suerte, muchos se han dado cuenta a tiempo y están preparándose para abandonar sus hábitos incorrectos de alimentación. Al fin y al cabo, el que ríe ultimo ríe más saludable y sin dentaduras postizas.

EL BALANCE DE LA SANGRE

Definitivamente y como mencionamos anteriormente en este tratado, la acidez que producen algunos alimentos es un factor vital para la buena salud o para tener sangre limpia. Aquellas personas que comen carne tienen más dificultad en balancear su dieta de manera que su sangre mantenga su debido balance. Todos los que han tenido peceras o piscinas saben lo importante que es ese balance en el agua. Tanto la acidez como la alcalinidad deben ser medidos diariamente para comprobar el estado que las  hace funcionar bien y reservar la vida de sus habitantes. Cualquier desbalance es peligroso, ya sea a un extrema o al otro.

La sangre que corre por nuestras venas es un líquido que requiere su pH balanceado por igual y debe estar en su perfecto equilibrio siempre. ¿Cuántas veces ha examinado usted el balance de su sangre en este último mes? El balance de la sangre depende exclusivamente del alimento que ingerimos. Como verán ustedes es un poco difícil mantener un balance perfecta en nuestra sangre  si seguimos la tradición popular en cuanto a la alimentación, lo que en realidad es una dieta balanceada.

Una verdadera dieta balanceada NO es la que provee exceso de proteínas y vitaminas al organismo, recargando el sistema de ácidos tóxicos, difíciles de procesar. En una dieta balanceada no solamente se deben tener en cuenta los factores nutricionales, sino también la contribución acida que esta lleva a la sangre. Por esta razón, algunos que son vegetarianos están tan desnutridos como los que comen carne. El factor determinante no es el comer o no comer carne. Es el balance acido-alcalino lo que nos produce una sangre pura que pueda llevar la verdadera salud y nutrición a cada célula.

Los alimentos deben ser clasificados en relación a este proceso metabólico: ácidos o alcalinos. Álcalis son sales solubles y ácidos son agentes corrosivos que destruyen los tejidos. Los ácidos no deben mezclarse con los almidones o con las proteínas en una misma comida. Los ácidos no necesariamente tienen que tener esa condición en su estado natural.   Por ejemplo una china (naranja) o un limón son ácidos en su forma natural, pero son alcalinos cuando se digieren solos. La carne es alcalina en su estado crudo, pero se vuelve acida cuando se cocina.

Una dieta balanceada debe ser todo lo alcalina posible ya que el metabolismo acidifica en la digestión. Esto ocurre cuando los alimentos se mezclan con el ácido hidroclorídrico de la digestión, pues este es altamente acido (pH 2-4).

Los métodos preventivos lógicamente indican que una dieta correcta, buenos hábitos de masticación y una buena higiene del colon son las (micas armas que podemos utilizar para reducir  el riesgo de ser parte de estas estadísticas negativas.

Se ha comprobado que el cáncer del colon en personas que no han recibido ni radiación ni quimioterapia es uno de los males más sencillos y fáciles de curar. Se ha notado que, manteniendo el colon limpio mediante una higiene práctica diaria, no solo se renueva la capa epitelial rápidamente, sino que también se produce una renovación celular en las tejidos de las otras capas que componen el tracto digestivo. A la misma vez, se ha podido observar, la gran rapidez con que la sedimentación sanguínea se reduce,  dando  lugar a cambios muy significativos en todo el sistema cardiovascular y, por consiguiente, en los riñones. Esto son lavados y enjuagados una y otra vez al paso de las grandes cantidades de agua fresca que recircula a consecuencia de la gran absorción que se produce.   Las sales minerales insolubles a pH s bajos de los líquidos corporales quedan en suspensión y son descompuestos por la acción alcalina de dicho disolvente universal para ser eliminados fácil y rápidamente a través de los filtros urinarios.

Las pruebas indican que el balance acido bajo que prevalece en la mayor parte de las personas es la causa del mal funcionamiento de los mecanismos reguladores de los electrolitos. Esta acción es disminuida en proporción al grado de acidez. Esto afecta  directamente todas las funciones  metabólicas primarias y secundarias y sus consecuencias se pueden apreciar en las actividades compensadoras de los órganos filtros que son imposibilitados  de  ejercer  sus  funciones  saludablemente.  De  aquí parten las deficiencias   orgánicas que surgen   después de los cuarenta años, cuyas cifras de edad promedio descienden vertiginosamente cada ano.

Ya se puede ver mujeres de veinticinco años o menos sufriendo de menopausia prematura, así como a niños y adolescentes padeciendo de diabetes, artritis y otras enfermedades degenerativas, características de la ancianidad. En cada generación se puede observar menos capacidad defensiva, así como más susceptibilidad a contraer condiciones que son resultado directo de las causas antes mencionadas.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →