Más
Carrito 0

Salud del colon

Publicado por Diana Gonzalez en

Por Dr. Norman González Chacón

Casi todo hombre, mujer o niño, viviendo en la sociedad moderna, está
constipado. Sí, constipado, aunque vaya al baño regularmente, hasta personas con diarrea crónica sufren algún tipo de constipación.
 
Para entender estas declaraciones, consideremos el significado de la palabra “constipar”. Proviene de la palabra “constipare” del Latín, que significa prensar, así que, la constipación es una condición en la cual las heces fecales de una persona están prensadas o comprimidas.
 
Existen dos tipos de constipación. Una de ellas está presente cuando las heces que viajan por el cuerpo están comprimidas. Otro tipo de constipación está presente cuando heces fecales viejas y endurecidas se adhieran a las paredes del colon y no salen con el movimiento intestinal regular. Ambos tipos de constipación son tan comunes entre los miembros de la sociedad moderna que casi nadie las visualiza como innaturales. Como veremos a continuación, movimientos intestinales constipados son generalmente vistos como normales y muy pocas personas tienen la más mínima idea de cuantas heces fecales duras están crónicamente presente en sus cuerpos.
 
El desarrollo de la constipación:
 
Consideremos cómo opera el colon: Los residuos de comida digerida son vaciados del intestino delgado adentrándose al colon hacia el recto. Pequeñas olas de contracciones musculares se mueven a través del tubo del colon hacia el recto. Estas olas son conocidas como peristalsis. La peristalsis es un movimiento que impulsa el contenido del colon desde el intestino delgado hacia el recto.
 
 
Mientras este movimiento ocurre, las paredes del colon están en constante trabajo, tanto absorbiendo humedad del contenido del colon como absorbiendo desechos del cuerpo hacia el colon. Mientras más tiempo se mantengan estos residuos en el colon, más secas y comprimidas estarán. Esto ocasiona un cambio en el ambiente del colon, llamado pH. Durante el movimiento intestinal, grandes y poderosas contracciones peristálticas fuerzan el contenido del recto al ano.
 
La materia líquida de la cual las heces son formadas puede ser fina o acuosa o babosa en consistencia. Un medio baboso será propulsado por las ondas peristálticas en el colon a una velocidad más lenta que una de tipo acuoso. Por lo tanto, un medio baboso tiene más largo tránsito a través del colon, porque se mantiene en el colon más tiempo, y eso da tiempo a que más humedad se absorba y que el bolo excretorio esté más comprimido.
 
Mientras la humedad es absorbida de un medio baboso en el colon, el medio se vuelve pegajoso. Si el medio se deshidrata más aún, se vuelve pegajoso y crea una capa en las paredes del colon mientras pasa a través de él. En tanto que capas sobre capas de heces se apilan en el colon, resulta en una cruda, gomosa, sustancia negra.
 
Heces fecales viejas se pueden apilar en bultos y podrían cubrir la longitud entera del colon, así como del intestino delgado. Ellas no salen del cuerpo con el movimiento intestinal normal y requieren de técnicas especiales para disolver la pega que las adhiere al cuerpo.
 
Deposición mucosa y no-mucosa:
La naturaleza pegajosa de materia encontrada en el colon se debe a la presencia de material mucoso en el cual en otro caso sería un medio acuoso. Heces que han sido formadas de materiales mucosos están destinados a crear una deposición mucosa, heces que han sido formadas sin la presencia de materiales mucosos están destinados a ser deposición no-mucosa.
 
Debido a que el material no-mucoso se mueve más rápido a través del intestino, las deposiciones tienden a moverse dos o tres veces por día cuando los intestinos y el colon están en una condición no-mucosa. La cantidad total de heces por día parece ser mayor que cuando la deposición mucosa está presente porque las heces están menos adheridas entre sí.
 
Ya que las heces fecales normales no son pegajosas, una deposición no mucosa es expulsada del cuerpo fácilmente. El contenido entero de un movimiento intestinal no mucoso usualmente puede ser expulsado del cuerpo luego de varios segundos después de sentarse a defecar. Un excremento saludable no mucoso no es líquido ni plegostoso. Las heces fecales se forman mientras pasan por el cuerpo.
 
Debido al tiempo de tránsito más prolongado de materia mucosa a través del cuerpo, los movimientos intestinales usualmente ocurren no más de una vez al día cuando deposiciones mucosas están presentes.
 
Ahora podemos entender por qué casi toda persona en la sociedad moderna sufre de estreñimiento. La persona promedio nunca ha tenido una deposición no mucosa desde que sufre de estreñimiento. Se considera satisfactoria aquel movimiento intestinal al día que pasa a través del cuerpo en 10 minutos. Cada vez que toma 10 minutos el completarse un movimiento de deposición intestinal estás constipado. Las heces fecales probablemente sean una mucosidad de naturaleza pegajosa y quizás haya una capa más de residuo dentro del colon. Un movimiento intestinal que toma varios minutos completar puede ser también debido al hecho de que haya mucha materia fecal dentro del colon. Esta materia fecal puede inhibir la función debida del colon e impedir el pasaje
de heces frescas.
 
Para poder juzgar entre movimiento intestinal de naturaleza mucosa o no mucosa, las deposiciones deben estar bien formadas mientras pasan a través del cuerpo. Deposiciones plegostosas o acuosas no han sido lo suficientemente deshidratadas para que se encuentre materia mucosa en ella y formarse en pega. Las deposiciones plegostosas siempre se romperán cuando se le baja la cadena al inodoro, aunque haya materia mucosa presente.
 
La pasada discusión nos lleva al tema de la diarrea. Hay personas con diarrea crónica que dicen que no están constipados porque tienen varios movimientos intestinales al día. Sí, sus movimientos intestinales diarios no están constipados, pero observemos la causa de la diarrea. La diarrea es siempre debida a la presencia de irritación en el colon. El cuerpo se aligera a trepar los escalones lentos del gentil movimiento peristáltico del colon a una rápida y poderosa fuerza de vaciado en orden de eliminar la sustancia irritante. En
la diarrea crónica, la acumulación de heces fecales viejas en el colon es de tal magnitud y naturaleza a ser activamente irritante. En este caso, el medio irritante está pegado a las paredes del colon y no puede ser expulsado. El resultado es: diarrea crónica. La diarrea crónica responde maravillosamente a un efectivo programa de limpieza del colon.
 
La discusión de la diarrea nos trae el tema de los parásitos porque la diarrea crónica usualmente es ocasionada debido a la presencia de parásitos en el sistema. Los parásitos intestinales viven en ambientes deplorables. Se hospedan en la materia vieja que recubre las paredes del tracto digestivo. Remueve esta vieja, asquerosa y decayente materia mucosa y expulsarás así también a los parásitos.
 
En las páginas a continuación, les enseñaremos a cómo controlar las influencias inducivas mucosas a las cuales tu cuerpo está sujeto y cómo utilizar hierbas y otras técnicas contra mucosas para así minimizar el impacto que esto ocasiona al cuerpo. Una vez usted aprenda esto y haya limpiado su tracto intestinal, podrá verificar completamente la verdad de lo que se está diciendo. Usted encontrará que mientras más sea el balance de contra mucosidad versus influencias inducivas mucosas diarias, una apariencia menos cargada de deposiciones y una gran tendencia a tener menos movimientos intestinales, una más cargada apariencia de las deposiciones y menos tendencia de que las heces fecales se rompan y se vuelvan hojuelas al bajar el inodoro.


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua